30 noviembre, 2006

4 mil millones de dólares de subsidio a la contaminación

Clasif. B

En una entrada anterior critiqué el hecho de que en México se subsidia el precio de la gasolina. Ahora, la Secretaría de Hacienda emitió un comunicado de prensa que revela el costo de esta medida.

El costo, de enero a octubre de 2006, derivado de que la gasolina en México cueste menos que en Estados Unidos ha sido de 46,396 millones de pesos (poco más de 4,250 millones de dólares). Del costo total, 18,000 millones corresponden a la gasolina Magna, 2,475 millones a la gasolina Premium y 25,842 millones al Diesel.

En el mismo comunicado se encuentra la diferencia de precios promedio de enero a noviembre que existe entre los combustibles que se venden en México y sus equivalentes en Estados Unidos. La Premium costó, en promedio, 3.98 por ciento más en Estados Unidos. Las cifras correspondientes a la Magna y al Diesel son 14.36 y 49.62 por ciento, respectivamente.

Es una lástima que se gaste el dinero del gobierno en subsidiar a los más ricos y que se fomente el uso del automóvil a pesar del enorme problema a nivel mundial que representa la contaminación ambiental.

Información personal

Al empezar a escribir este blog decidí ocultar algo de información referente a mi persona, más específicamente evité dar a conocer mi ocupación actual. La razón es que trabajo para la Secretaría de Hacienda y Crédito Público dentro de la Unidad de Planeación Económica y quería evitar dos posibles problemas. Uno es que alguien confunda mis opiniones con la visión oficial de la Secretaría y el otro que alguien dentro de la Secretaría se molestara por lo que escribo.

Como es evidente, hoy he cambiado de opinión. He escrito una advertencia justo debajo del título del blog con lo que espero evitar que algún reporterillo inepto, que llegue a mi blog de casualidad, escriba algo así como "funcionario de Hacienda declara que deben aumentar los precios de la gasolina". Ojalá que no suceda.

Por otro lado, si alguien con un puesto importante en Hacienda lee mi blog (algo muy poco probable) y no le gusta lo que lee pues ni modo. Es una posibilidad muy remota como para preocuparme.

He decidido poner más información en mi perfil porque no me gusta llegar a un blog y no saber nada acerca del autor.

08 noviembre, 2006

Gasolina subsidiada

Clasif. B

Actualmente, la gasolina de 87 octanos (Magna) en México recibe un subsidio que hace que su precio sea más bajo que el que tiene en Estados Unidos. Esta es una política nociva que carece de racionalidad económica.

El aumento internacional en el precio del petróleo ha provocado aumentos significativos en el precio de la gasolina en casi todo el mundo. Sin embargo, en México el precio de la gasolina se actualiza a una tasa anualizada de 4 por ciento con excepción de la que se vende en la frontera que, normalmente, coincide con el precio que tiene en el país fronterizo para evitar que los automovilistas crucen la frontera para llenar sus tanques en donde se vende más barato el combustible.

A partir del 6 de mayo se modificó la forma en que se fija el precio de la gasolina en la frontera norte haciendo que coincida con el nivel mínimo que registró en la semana del 11 al 17 de abril de 2006. Este cambio implica una caída en el precio de la gasolina fronteriza.

Una parte de los mayores ingresos gubernamentales derivados del aumento en el precio del petróleo se desperdician en un subsidio a la gasolina en lugar de usarse para algún fin benéfico para el país.

Existen dos razones principales por las cuales el subsidio a la gasolina es perjudicial para el país. La primera es que el subsidio se entrega a los estratos más ricos de la población (aquéllos que tienen coche) por lo que empeora la distribución del ingreso. La otra razón es que se subsidia una actividad altamente contaminante con lo que se promueve el deterioro ambiental del país (del planeta).

El gobierno debería hacer justo lo opuesto: aumentar los impuestos que cobra sobre el consumo de la gasolina. Para subsanar la escasez de recursos que enfrenta el gobierno, se ha propuesto gravar a las medicinas y a los alimentos, medida que afectaría a las familias pobres del país que dedican una alta proporción de su ingreso a su alimentación. Sería mejor obtener una parte de los ingresos que necesita el gobierno con un impuesto a la gasolina que pagarían los que tienen mayores ingresos y que tendría el efecto de desalentar el uso del automóvil y sus efectos contaminantes.

Gregory Mankiw ha encontrado más razones para aumentar los impuestos sobre la gasolina, aunque algunas son más importantes para Estados Unidos que para México. Mankiw también se ha dedicado a coleccionar economistas destacados que apoyan un aumento en los impuestos a la gasolina, a este grupo lo llama el Club Pigou.

En México se hace lo contrario. Lo más extraño es que los funcionarios más importantes de la Secretaría de Hacienda son aversos a distorsionar los precios a través de impuestos no generalizados y subsidios, pero subsidian uno de los bienes que mayores efectos colaterales negativos (externalidades negativas) tienen. ¡Maldita sea!