11 noviembre, 2005

Obstáculos al crecimiento económico de México ¿Latinoamérica? en el siglo XIX…y XX… ¿y XXI?

Clasif. B
En 1978 se publicó un artículo de John Coatsworth1 en una revista de historia en el que argumenta porqué México se rezagó tanto, en términos de crecimiento económico, con respecto a Estados Unidos e Inglaterra en el siglo XIX. Lo más preocupante es que después de más de dos siglos la situación sigue siendo parecida en algunos aspectos.

En el artículo de Coatsworth se ofrecen cifras que muestran cómo México se rezagó durante el siglo XIX. En 1800, el ingreso per capita de México era el 44 por ciento del de Estados Unidos y el 37 por ciento del de Inglaterra; en 1845, el ingreso per capita de México disminuye al 20 y 17 por ciento de los ingresos per capita de Estados Unidos e Inglaterra, respectivamente; en 1910, los mismos porcentajes caen al 13 y 16 por ciento.

Según Coatsworth, después de que México logró su independencia, las disputas por el poder evitaron que se dejaran atrás los que fueron los dos obstáculos más importantes para el crecimiento durante la época colonial: el alto costo del transporte y la ineficiente organización económica. México perdió la oportunidad de aprovechar desde sus inicios los beneficios de la revolución industrial y quedó muy rezagado con respecto a los países desarrollados.

En este artículo me interesa destacar la parte de la ineficiente organización económica que refuerza la importancia de las instituciones en la economía. Voy a traducir un par de párrafos donde habla de la organización económica colonial y el lector verá que es difícil distinguirlos de un relato de la situación actual.

Coatsworth escribió: "La naturaleza intervencionista y arbitraria del entorno institucional obligó a toda empresa, rural o urbana, a operar de una forma muy politizada, usando redes de amistad, influencia política y prestigio familiar para ganar acceso privilegiado a crédito subsidiado, para hacerse de artificios para contratar personal, para cobrar deudas o forzar el cumplimiento de contratos, para evadir impuestos o evitar a la corte y para defender o hacer válidas escrituras de terrenos. El éxito o el fracaso en el ámbito económico siempre dependía de las relaciones del productor con las autoridades políticas… La pequeña empresa, excluida del sistema de privilegios corporativos y favores políticos, estaba obligada a operar en un estado permanente de semiclandestinidad, siempre al margen de la ley, dependiente de la benevolencia de autoridades menores, sin seguridad frente a actos arbitrarios y sin protección contra los derechos de los más poderosos."

Continúa afirmando: "Este sistema de gobierno hizo imposible la “libre” empresa. No era una cuestión exclusiva de políticas específicas, leyes e instituciones o su impacto colectivo en un momento determinado lo que desalentaba el acto de emprender. El principal obstáculo era la naturaleza misma del Estado, sus principios operativos, el fundamento de todas sus acciones. La organización económica mexicana no podía haberse hecho más efectiva sin una revolución en la relación entre el Estado y la actividad económica."

¿Verdad que no hemos mejorado mucho desde el periodo colonial? Es necesario reformar el sistema institucional para lograr el desarrollo del país.

Con respecto al transporte se puede ver un buen análisis en el capítulo llamado “sectores precursores de clase mundial” de un documento que se puede descargar de la página del Instituto Mexicano para la Competitividad que lleva por título Hacia un Pacto de Competitividad.

1 Coatsworth, John H. “Obstacles to Economic Growth in Nineteenth-Century Mexico” The American Historical Review, Vol.83, No. 1 (Feb., 1978), 80-100.

No hay comentarios.: